OLIVENZA MI ESENCIA 3 Sta. Mª de la Magdalena , capilla

CAPILLA DE SAN PEDRO

La Capilla de San Pedro muestra escenas relativas a la vida del santo, la lectura secuencial de las escenas debe realizarse de la siguiente forma: Primero el panel situado abajo a la derecha del espectador (Jesús camina sobre las aguas), luego debe continuarse en el sentido opuesto a las agujas del reloj (arriba derecha, arriba izquierda y abajo izquierda).

Las fuentes de estas escenas se encuentran como veremos en el evangelio de San Mateo y en los Hechos de los Apóstoles.

Jesús camina sobre las aguas

En Mateo capítulo 14 se encuentra reflejado este episodio:

5 A la madrugada, Jesús fue hacia ellos, caminando sobre el mar. 26 Los discípulos, al verlo caminar sobre el mar, se asustaron. «Es un fantasma», dijeron, y llenos de temor se pusieron a gritar. 27 Pero Jesús les dijo: «Tranquilícense, soy yo; no teman». 28 Entonces Pedro le respondió: «Señor, si eres tú, mándame ir a tu encuentro sobre el agua». 29 «Ven», le dijo Jesús. Y Pedro, bajando de la barca, comenzó a caminar sobre el agua en dirección a él. 30 Pero, al ver la violencia del viento, tuvo miedo, y como empezaba a hundirse, gritó: «Señor, sálvame». 31 En seguida, Jesús le tendió la mano y lo sostuvo, mientras le decía: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?».

Son precisamente estas últimas palabras las que se encuentran inscritas en la leyenda en latín que se encuentra en la zona baja del retablo cerámico.

Institución de la Iglesia (Entrega de las llaves a san Pedro)

Encontramos la fuente en mateo 16: «18 Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. 19 Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo».

Cristo le hace entrega de dos llaves, una de oro y otra de plata (la del poder de la absolución de los pecados y la del poder de excomunión).

Curación de un paralítico por San Pedro, junto a la puerta Hermosa.

Encontramos la fuente de esta escena en los Hechos de los Apóstoles, concretamente en el capítulo 3:

» 1 En una ocasión, Pedro y Juan subían al Templo para la oración de la tarde. 2 Allí encontraron a un paralítico de nacimiento, que ponían diariamente junto a la puerta del Templo llamada «la Hermosa», para pedir limosna a los que entraban. 3 Cuando él vio a Pedro y a Juan entrar en el Templo, les pidió una limosna. 4 Entonces Pedro, fijando la mirada en él, lo mismo que Juan, le dijo: «Míranos». 5 El hombre los miró fijamente esperando que le dieran algo. 6 Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y camina». 7 Y tomándolo de la mano derecha, lo levantó; de inmediato, se le fortalecieron los pies y los tobillos. 8 Dando un salto, se puso de pie y comenzó a caminar; y entró con ellos en el Templo, caminando, saltando y glorificando a Dios. 9 Toda la gente lo vio caminar y alabar a Dios. 10 Reconocieron que era el mendigo que pedía limosna sentado a la puerta del Templo llamada «la Hermosa», y quedaron asombrados y llenos de admiración por lo que le había sucedido.»

San Pedro liberado de la cárcel por un ángel

Traslado a la cárcel Mamertina, junto al foro romano, la misma cárcel a la que sería trasladado cargado de cadenas el caudillo galo Vercingetorix, San Pedro es encadenado, aquella noche un ángel se presentó ante él y le liberó de éstas. Encontramos también la fuente de esta escena en los Hechos de los Apóstoles y más concretamente en el capítulo 12:

«6 La noche anterior al día en que Herodes pensaba hacerlo comparecer, Pedro dormía entre dos soldados, atado con dos cadenas, y los otros centinelas vigilaban la puerta de la prisión. 7 De pronto, apareció el Ángel del Señor y una luz resplandeció en el calabozo. El Ángel sacudió a Pedro y lo hizo levantar, diciéndole: «¡Levántate rápido!». Entonces las cadenas se le cayeron de las manos.»

Las cadenas de San Pedro, pueden verse hoy en la Iglesia romana de San Pietro ad Vincoli.

 Datos  y fotos  recogidos  con permiso de :

AZULEJOS HISTORIADOS PORTUGUESES EN LA IGLESIA
PARROQUIAL DE SANTA MARÍA MAGDALENA DE OLIVENZA
 ALFREDO GARCÍA PORTILLO Y ANDRÉS GONZÁLEZ LADERA

OLIVENZA MEDIEVAL 2 Puerta de la Gracia

La Puerta de la Gracia sólo mantiene el arco, el cual se presenta totalmente encalado. En la actualidad se han perdido sus dos torres, ocupando su espacio el edificio del Ayuntamiento por la derecha y una casa particular por la izquierda. Las torres desaparecidas eran de base cuadrada, tal como se puede ver en un plano de la ciudadela, conservado en el Servicio Histórico Militar de Madrid, fechado y firmado en enero de 1831 por Mariano Gelabert. En esta foto un pintor  estaba  haciendo una acuarela  para el concurso al  aire  libre.

OLIVENZA DE ORIGEN PORTUGUÉS 3

En esta plaza de la Constitución se encuentra el Ayuntamiento este edificio Palacio de los Duques de Cadaval cuya puerta es de estilo manueletino de estilo portugués. La puerta se adorna en piedra con elementos vegetales en el interior del arco una parra y tiene animales mitológicos, aves, etc. La parte superior polilobulada influencia árabe del gusto del Rey D. Manuel I, Bajo la corona real tiene las armas de Portugal rodeando a las de Olivenza: un olivo y una torre. En esta puerta si te detienes encuentras más detalles, figura infantil, detalles naturales vegetales como racimos de uvas, esferas armilares típico de las puertas y ventanas manuelinas. En el centro rematando la Cruz de Cristo emblema de la orden de los templarios.
Esta es una foto de las muchas que tengo de mi ciudad Olivenza que de alguna forma os iré enseñando por su importancia.
Hace 10 años que la visito. Su conjunto histórico, sus iglesias, su cultura, su gastronomía y la amabilidad de mis paisanos hacen de esta ciudad única. El maravilloso paisaje y color de la primavera que le rodea es un lugar de ensueño para perderse aunque sea un sólo fin de semana.

OLIVENZA MI ESENCIA, CUNA DE MI VIDA 1

Os presento el pueblo donde nací  con estas  vivencias

OLIVENZA, MI ESENCIA

Salí de mi casa a tu encuentro
Té vi a lo lejos, la torre me guió
Se erguía esbelta sobre el manto blanco de tus casas
Paseé, miré, contemplé, palpé y acaricié
Te recorrí toda y entre tus calles me perdí.
El asfalto que pise, me guió y me empapé de ti,
una ráfaga de aire, movió las palmeras de tu paseo,
el suave polvo me trasladó nostálgica a mi infancia.
Vi un anciano sentado en un banco con su gorra y su chambra,
era mi abuelo, con el cigarro entre sus labios.
Me vi sentada sobre sus débiles piernas
Un soplo de aire trajo a mis oídos los cánticos del
rosario, rezaba D. José Párroco de la Farrapa.
Mis lágrimas afloraron a mis ojos y lloré emocionada.
Bajé caminando por la calle de las Flores y entre las
rejas de una casa, vi a mi madre planchando.
Doble la esquina a la calle Jurmeña cuna de mi vida.
Un soplo de brisa transformó el asfalto en tierra,
me vi jugando en las lanchas de la acera al truqui
cantando canciones de antaño.
Vi las cilindras y las rosas de mi patio
adornando los altares de Maya.
Oí las ovaciones en la plaza de toros. ¡Olé! ¡Olé!
Me vi de la mano de mi madre cuando íbamos a la
plaza de abastos
Sentí las caricias de esas manos desgastadas por el
jabón y el agua cuando vi los lavaderos abandonados
¡OH, Olivenza! tu recuerdo es mi esencia.

Esta poesía la publicaron en la Revista de Ferias y Fiestas de Olivenza Agosto 2007 Es el recuerdo y la melancolía de visitar mi el pueblo donde nací. Hacía 25 años que no lo visitaba.

Este es mi pueblo Olivenza (Badajoz) en la 1ª foto se ve una panorámica de una parte de la ciudad orientada al sur. En la foto me sitúo en la Torre del homenaje desde donde saqué la foto. En 1º plano se encuentra el campanario de la Iglesia Santa Mª del Castillo en otro pots si tiene interés os explicaré la importancia de las iglesias que tiene la ciudad. Al fondo se ve un grupo de árboles es el Parque de los Pintasilgos, lugar donde yo jugaba de pequeña. Cerca del parque estaba mi casa lugar de mi nacimiento en la calle antigua Juromenha al lado de la plaza de toros.