OLIVENZA MEDIEVAL, Baluartes y Murallas

 

Para entender   la  foto  de la  imagen destacada, es un dibujo de  antiguamente  ciudad  de Olivenza  estaba  rodeada de murallas y  baluartes.

Historia: La muralla abaluartada es el cuarto cinturón de Olivenza; del segundo y tercero no se conserva casi nada. Construida en el siglo XVII, sufrió tres grandes asedios durante la Guerra de Restauración. Dicho conflicto surgió entre Portugal y España porque el país luso no aceptaba seguir bajo el dominio de los reyes de España, lo que ocurría desde 1580. El levantamiento contra el rey Felipe IV y el posterior nombramiento de rey propio desencadenó un conflicto que se prolongó desde 1640 hasta 1668. Fue diseñada por el ingeniero jesuita holandés Cosmander, que trabajaba para la corona portuguesa. Gilot, ingeniero francés alumno de Descartes y con la recomendación de éste, trabajó también en la fortificación de Olivenza. Ambos ingenieros murieron en esta plaza por causas diferentes, pero relacionadas con los asedios. Aún se conservan la mayor parte de sus nueve baluartes originales. Alguno de ellos ha sido reformado para darle otros usos como: una plaza de toros, en el siglo XIX, y un auditorio actualmente. Poseía tres puertas, de la que sólo se conserva la monumental, llamada del Calvario. Su defensa fue siempre muy comprometida ya que, para no sacrificar algunos barrios, su trazado era irregular y sus nueve baluartes eran excesivos en número, lo que suponía el empeño de “tiempo, gasto y mucha gente para guarnición” (Marinho de Azevedo, 1644).

Baluarte de San Francisco debe su nombre, como ocurre con el baluarte de San Juan de Dios, al hecho de haber tenido que cobijar en su interior al preexistente convento de San Francisco.

murallas

Se aprecia en la  foto  la  fábrica de aceites  Bonet

Historia: Es uno de los nueve bastiones que integran la muralla abaluartada, construida en el siglo XVII bajo la dirección del ingeniero jesuita holandés Cosmander, la cual sufrió tres grandes asedios durante la Guerra de Restauración. Debe su nombre, como ocurre con el baluarte de San Juan de Dios, al hecho de haber tenido que cobijar en su interior al preexistente convento de San Francisco. Estructura: Apenas se puede ver su frente derecho y su ángulo flanqueado, donde se conserva su garita original, pentagonal, asomándose a la Avda. Quinta de San Juan. baluarte de bonet

 

También se conserva otra garita en su espalda derecha, de base pentagonal. El frente izquierdo ha desaparecido, ocupado por una fábrica de aceite. La cortina que lo unía con la desaparecida Puerta de San Francisco está bastante alterada, especialmente en su parapeto, por edificaciones y almacenes.

 

Otra parte del Baluarte de  San Blas   ya  recostruido de nuevoBaluarte

 

Historia: Es uno de los nueve bastiones que integran la muralla abaluartada, construida en el siglo XVII bajo la dirección del ingeniero jesuita holandés Cosmander, la cual sufrió tres grandes asedios durante la Guerra de Restauración. Dicho Baluarte recibe su nombre del barrio que defiende, denominado en un documento de 1635, como bairro de São Brás. Estructura: Se construyó en principio de tierra y fajina, como todos los demás. El motivo fue debido a resultar más cara su fábrica de piedra y cal, por ser tan grande el perímetro total de la muralla, como lo atestigua el Conde da Ericeira en un documento de la época. Se presenta actualmente revestido de cal y piedra

murallas  1

Historia: Es uno de los nueve bastiones que integran la muralla abaluartada, construida en el siglo XVII bajo la dirección del ingeniero jesuita holandés Cosmander, la cual sufrió tres grandes asedios durante la Guerra de Restauración. Estructura: Este baluarte es el más afectado en la actualidad. Sólo conserva su cara, espalda y flanco derecho. La parte izquierda está ocupada en la actualidad por la calle de San Pedro, el Parque de Pintasilgos y parcelación urbana. Asimismo, gran parte de su terraplén está ocupado por viviendas y una fábrica. La escarpa de la cara que se conserva mantiene su revestimiento de piedra y cal como en el resto de la fortificación. No hay  fotos

 

11700850_983102681742500_6580566276110414941_n

Historia: Es uno de los nueve bastiones que integran la muralla abaluartada, construida en el siglo XVII bajo la dirección del ingeniero jesuita holandés Cosmander, la cual sufrió tres grandes asedios durante la Guerra de Restauración. Se le denomina así por encontrarse en su interior el convento de San Juan de Dios. Estructura: Dicho baluarte presenta un detalle que lo hace diferente de los demás. Efectivamente, sobre su terraplén se construyó un caballero que se conserva bien. De todas formas, el pormenor más destacable es el convento que alberga en el interior de su terraplén, entre la gola y el eje de las espaldas. Este convento de la Concepción, de monjas Clarisas, quedó subsumido en las construcciones abaluartadas, perdiendo sus tierras y reconvirtiéndose en convento hospital de la orden de San Juan de Dios, más acorde con los tiempos de guerra. La escarpa, de piedra y cal, se conserva en buen estado tanto en su frente como en los flancos. Los tres ángulos flanqueados, el de la cara y los dos de las espaldas, conservan sendas garitas bien conservadas, parcialmente restauradas.DSC_0731

Garita recién reconstruida del Baluarte de San Juan de Dios

Anuncio publicitario

OLIVENZA MEDIEVAL 2 Torre del Homenaje

Puerta de entrada  a la torre del Homenaje

CAM_0179Historia: Ocupa el lugar de una antigua fortaleza templaria del siglo XIII de la que no quedan vestigios. En 1334 el rey D. Alfonso IV, hijo y sucesor de D. Dinis, inicia la construcción de ese elemento de origen musulmán que es la alcazaba: recinto amurallado dentro de las murallas; culminando con un torreón, el más alto de las plazas de frontera. Pero será D. João II, en 1488, quien otorgue una nueva fisonomía al conjunto, ya que a pesar de los pactos de desarme suscritos con los Reyes Católicos, el Príncipe Perfeito realiza obras de refuerzo del alcázar; artilla en su base dos torres circulares y construye un foso en su perímetro, como puede verse en el Livro das Fortalezas de Duarte D’Armas.

 

 

Exterior: El Castillo es un hermoso ejemplar de la arquitectura militar de la época. Tiene forma trapezoidal con un patio central y tres torres cúbicas en los ángulos, además de la del Homenaje, situada al Noroeste, de la época de D. Afonso IV, hijo de D.Dinis. La Torre del Homenaje, de 37 m. de altura destaca sobre el conjunto, siendo la más alta de las torres de fortaleza en la frontera hispanoportuguesa. Construida en mampostería reforzada por sillares en los ángulos, tiene 24 saeteras que iluminan su interior. En lo más elevado de sus cuatro caras pueden aún apreciarse los restos de los primitivos matacanes de defensa de sus flancos, de los cuales uno fue reconstruido en cemento armado hacia el año 1973. Una barbacana, a cuyo pie se abría el foso inundable, mandado construir por D. João II en 1488, rodeaba por completo la alcazaba oliventina.

CAM_0194- Interior del castillo

Sala  interior de la  torre

La Torre del Homenaje tiene en su interior tres salas. Destaca la superior, con una hermosa bóveda de nervadura. El acceso por sus 17 rampas nos conduce hoy a la terraza, desde la que se domina la ciudad de Olivenza y las tierras y poblaciones españolas y portuguesas de su entorno. En la antigüedad permitía subir piezas de artillería a la parte superior, por lo que se aprecian rebajadas las esquinas en su parte inferior

 

CAM_2340

Interior: El Castillo acoge parte del Museo Etnográfico González Santana. Y la sala de  exposiciones  ya hablaremos de ello en otro  post .

yo en  dos lugares del recito   en el pozo que hay en el patio de  Armas y en una asiento  apoyada en una ventana o almena .CAM_2342

Detalle de  escaleras   para subir  a las  atalayas

Documentación de la Guia de turistica de Olivenza , las  fotos  son mias

 

OLIVENZA MONUMENTAL 2 Puerta del Calvario

 

Forma parte de la fortificación abaluartada, construida en el siglo XVII para las Guerras de Restauración. Esta muralla poseía tres puertas, de la que sólo se conserva la más monumental, la del Calvario, orientada hacia Portugal

Sorprende su fábrica de sillares de mármol almohadillado y abujardado. La puerta se abre con un arco de medio punto adovelado, separado por dos piedras de imposta que se adentran en la luz de la puerta. Una pequeña línea de cornisa da paso a la parte superior en frontón triangular partido por las aberturas del mecanismo del puente levadizo. En el centro del frontón, un motivo rectangular incluye en su centro, en mármol sin abujardar la corona real sobre el escudo de Portugal. En la parte inferior se reproduce un calvario, para recordar que la construcción de esta muralla y la puerta obligaron a suprimir el calvario que aquí se encontraba anteriormente. Bajo el calvario, una inscripción latina recuerda que: “Del mantenimiento de la Fe y la religión surge el aumento del Imperio”.
En los extremos del frontón sendas acroteras se rematan en motivo esférico.

En el interior del túnel, a media altura y a ambos lados, se abren ventanas abocinadas en mármol, correspondientes al cuerpo de guardia. Cerca de la puerta, intramuros, se conserva aún un polvorín.

OLIVENZA MEDIEVAL 2 Puerta de la Gracia

La Puerta de la Gracia sólo mantiene el arco, el cual se presenta totalmente encalado. En la actualidad se han perdido sus dos torres, ocupando su espacio el edificio del Ayuntamiento por la derecha y una casa particular por la izquierda. Las torres desaparecidas eran de base cuadrada, tal como se puede ver en un plano de la ciudadela, conservado en el Servicio Histórico Militar de Madrid, fechado y firmado en enero de 1831 por Mariano Gelabert. En esta foto un pintor  estaba  haciendo una acuarela  para el concurso al  aire  libre.

OLIVENZA MEDIEVAL 2 Puerta de Alconchel

Forma parte de la primera muralla mandada construir por el rey D. Dinis, cuya primera piedra fue colocada solemnemente por el alcalde Pero Lourenço do Rego, el 29 de septiembre de 1306. Dicha piedra se conserva en la sala de arqueología del Museo Etnográfico, en Olivenza.

Estructura: Es la mejor conservada de las tres que han llegado hasta nuestros días, aunque ha sufrido diferentes avatares, siendo el más importante el que transformó su torreón izquierdo para acondicionarlo como caseta de un transformador de la red eléctrica. Afortunadamente, en la actualidad se puede contemplar en su traza original, con sus dos torreones macizos semicirculares, unidos por el arco central. Por detrás del mismo se accede a los tramos del adarve que recorre todo el perímetro medieval, aunque el mismo no está disponible en la actualidad para uso turístico debido a que muchos tramos están integrados en los edificios adosados a la muralla, usándose como terracitas. En la parte superior de los mismos se pueden apreciar las piedras salientes que sustentaban el matacán ocasional que allí se instalaba para defensa de la propia puerta en caso de tentativa de asalto. En la parte inferior interna de ambos torreones se aprecian, asimismo, las quicialeras y aberturas en la piedra para introducir las trancas de cierre de las hojas de la puerta. Su fábrica, como de toda esta muralla medieval, presenta estructura de mampostería.

OLIVENZA MEDIEVAL 2 Puerta de los Angeles

la primera muralla mandada construir por el rey D. Dinis, cuya primera piedra fue colocada solemnemente por el alcalde Pero Lourenço do Rego, el 29 de septiembre de 1306. Dicha piedra se conserva en la sala de arqueología del Museo Etnográfico, en Olivenza.

Tal como la puerta de Alconchel su estructura es de dos torreones macizos semicirculares unidos por un arco. La diferencia es que aquí los torreones se encuentran semiembutidos en los edificios adosados a la muralla.
Como curiosidad es de destacar que, hasta hace poco, existía un escudo sencillo, de escaso valor artístico, moldeado en la propia argamasa de la obra y situado en la parte central exterior de su arco. El mismo estaba rematado por la corona real, siendo el resto del conjunto no identificable debido al deterioro natural que provocó su desaparición reciente.
Igual que en la puerta de Alconchel, también aquí son identificables los apoyos del matacán removible y los quicios para el paso de las trancas y vigas de cierre.
Por otra parte, serían necesarias pequeñas obras de restauración para eliminar ciertos elementos ajenos a su traza original consistentes en una cenefa de ladrillos que corona los torreones y el antepecho de unión de los mismos, sobre el arco.